www.pueblosdevenezuela.com

Niquitao
Regreso a la página Trujillo    La Columna   Las Pailas    El Viaducto
11 22 33 44
Aviso de bienvenida Plaza Bolívar Plaza Bolívar Iglesia San Bernabé
55 66 77 88
Iglesia Vitral en iglesia La Piedrita de San Rafael Posada
99 1010 1111 1212
Calle empinada Casas típicas Casas típicas Casas típicas
1313 1414 1515 1616
Casas típicas Casas típicas Horno casero Plaza Jáuregui
1717 1818 1919 2020
Petroglifo Capilla Bueyes de arado Vista del pueblo


Descripción
Extraordinario pueblo típicamente andino al sur este de Trujillo. La Plaza Bolívar, recientemente remodelada, es el centro de la vida social, especialmente los fines de semana. Muy buena jardinería, bancos y grandes árboles (fotos 2 y 3).
En los alrededores de la plaza hay ventas de dulces y artesanías, posadas y ventas de comida.

En la misma cuadra de la plaza está una delegación de la Policía y la sede de la Brigada de Rescate y Conservacionismo de Niquitao, quienes además sus labores de rescate y primeros auxilios, también ofrecen información turística. Hay que destacar la vocación de servicio de estas personas, en muy pocos pueblos he visto algo como este grupo.

La iglesia (foto 4), relativamente moderna, está dedicada a San Bernabé, compañero de San Pablo, con quien realizó muchos viajes apostólicos, finalmente fue martirizado en Roma hacia el año 70. La imagen de este santo fue traída a Niquitao por un cacique de un lugar llamado Escora, supongo que cercano a Niquitao, ya que los españoles lo hicieron gobernador, es más, se hizo bautizar y tomó el nombre de Don Bartolomeo de los Ángeles según aparece en el libro de la iglesia en 1722. Este Don Bartolomeo donó la imagen de San Bernabé y un cáliz y una campanilla de oro. Algo debió pasar con la iglesia, porque la actual no parece tener tantos años, a menos de que haya sido recibido varias reparaciones y remodelaciones mayores a lo largo del tiempo. Me enteré que en Niquitao se venera más a San Rafael de la Piedrita que al propio San Bernabé. Parece que a principios del siglo XX un señor iba con su mula llena de mercancías para la ciudad de Trujillo, a la altura de Tomón, la mula  pisó una piedra que hizo caer a la mula. Otros dicen que la piedra se le incrustó a la mula en el casquillo. El asunto fue que el señor recogió la piedra y vio que en ella había una figura de San Rafael. Un día, este señor se enfermó gravemente y le pidió ofreció la piedra a un amigo para que lo ayudara en su enfermedad. El señor se curó y la piedra fue tomando fama de milagrosa.
La piedrita está en uno de los laterales de la iglesia. Está en una cajita de madera y vidrio (foto 7). En mi visita de septiembre 2010 traté de fotografiarla, era un domingo después de misa, no tenía mucho tiempo ya que debía seguir mi viaje a Guaitó, bien lejos de allí. Pero cada vez que le iba a tomar la foto, llegaban señoras a rezar, no me pareció muy respetuoso estar tomándole fotos a una imagen cuando hay personas rezando. ¡Despejado!, con rapidez intenté de nuevo, pero nada, a los pocos segundo más doñitas. Total con el apuro la foto no me quedó muy bien, pero de todas maneras, allí está. Dos de estas señoras me dijeron que la piedrita ha ido creciendo, que ellas se acuerdan que hace muchos años era más pequeña. Me hizo acordar de la virgen de Paso Real (Lara) donde hay una historia parecida.
A pesar de lo "nuevo", la iglesia internamente realmente parece colonial, lo digo por sus estructuras de madera (foto 5). Muy hermosos son los nuevos vitrales, uno de ellos (foto 6) representa al pueblo. Se observa a la iglesia y a la famosa montaña de 4006 metros sobre el nivel del mar, La Teta de Niquitao. Según el dibujo del vitral los habitantes del pueblo observan con interés a los soldados patriotas en plena Batalla de Niquitao, ocurrida en 1813.

Entre las cosas que más me gustó de este pueblo fueron la gran cantidad de casas con techos de tejas y de un sabroso estilo andino tal como lo muestran las fotos 8 a 14. Vale la pena dar una caminadita por la parte alta de Niquitao, desde la plaza Bolívar hacia el oeste, por allí hay muchas de esas casas.

Después de nuestra caminata hacia Las Pailas, llegamos a desayunar unas empanaditas muy sabrosas en la casa de la Sra. Elvira, las empanaditas son pequeñas, pero "dan vicio", ¡yo me comí no menos de 10!. Mientras comíamos la Sra. Elvira seguía haciendo más y más de estos bocadillos junto a un interesantísimo horno, yo nunca había visto algo semejante, aunque me dicen que son comunes en la región andina. Le pregunto a la Sra. Elvira si le puedo tomar una foto y me dije sí, no hay problema, ¡a ese horno sí que lo han fotografiado! (foto 15). Niquitao es famoso por sus delicatessen: conservitas, dulces, licores de frutas y empanadas hay muchas ventas de estas. Probamos las de las señoras Marta y María Auxiliadora, ambas muy cerca de la Plaza Bolívar.

Hacia el oeste está una plaza (foto 16) dedicada a uno de los más ilustres hijos de Niquitao, Monseñor Jesús Manuel Jáuregui. Las inscripciones en el mármol de la base dicen Monseñor Jesús Manuel Jáuregui Moreno, nació en Niquitao el 28 de septiembre de 1848 y murió en la Ciudad Eterna el 6 de mayo e 1905. Sus restos reposan desde 1910 en la Santa Iglesia Parroquial de Mucuchíes, estado Mérida. En la misma placita hay una gran piedra (foto 17) que aunque no tiene ninguna inscripción explicativa, pareciera ser un petroglifo indígena. Diagonal a esta plaza hay una curiosa capillita incrustada entre dos casas (foto 18), estaba abierta, en ella había  una mesa con un mantel morado y varias figuras religiosas, la que me pareció más resaltante fue un Nazareno con traje de satén llevando su cruz.

La gente de Niquitao es extraordinaria, quizás uno de los pueblos que con más amabilidad me han tratado. Tengo que agradecerle al Sr. José Briceño "Manocheque", a su esposa María Auxiliadora y a su hija Carmen por la espontánea y muy amable atención que tuvieron con nosotros. Recuerdo mucho el Toddy hecho con leche natural, directa de la ubre de la vaca, ¡esto sólo se puede experimentar en pueblos como este!.

Algo de historia
Niquitao fue visitada por el obispo Mariano Martí quien dice en sus notas que "este pueblo tuvo principio en 1692, según la nota más antigua de sus libros parroquiales". Sin embargo, de acuerdo a Mario Briceño, citado por Tulio Chiossone, "la encomienda de indios cuicas del valle de Niquitao, era de las más beneméritas de la jurisdicción de la ciudad de Trujillo entre los años 1584 y 1640" (1). Otras fuentes fijan su fundación en 1625 por Domingo Vílchez y Juan Vílchez Narváez.
Entre los hechos más relevantes en la historia nacional, está la Batalla de Niquitao ocurrida en las cercanías el 2 de Julio de 1813 en el marco de la Campaña Admirable.

Para llegar allí
Lo más fácil es venir de Boconó, que dista de allí 28 Km por carretera asfaltada en buen estado. La otra vía es viniendo desde Jajó, ahora completamente asfaltada (64 Km). Me comentaron que hay una camino de bestias que va hasta Calderas en Barinas. En línea recta son escasos 20 Km pero el trayecto lo hacen los lugareños en una jornada.

Pendientes
Llegando a Niquitao vi un aviso vial indicando la vía hacia Vistitís, El Fraile y Loma Pancha. También El Volcán en toda la carretera. Para una próxima oportunidad.

Toponimia
El nombre proviene de los indígenas que habitaban la zona, los niquitaos. También se dice que Niquitao era el nombre de un aguerrido cacique.

Altura
1890 msnm (en la Plaza Bolívar)

Ubicación
N 09º 06,642'  W 70º 24,202'   F3
Capital de la parroquia Monseñor Jáuregui, Municipio Boconó.

Población
1777 habitantes (INE 2001)

Pueblos cercanos
Las Mesitas (15 Km)
Tostós (16 Km)
Boconó (28 Km)

Fecha de fotos

04.01.2007:  3, 5, 6, 8, 10, 11, 19, 20.
05.09.2010: 1, 2, 4, 7, 9, 12 a 18.

Agradecimientos
Al Sr. José Ignacio "Manocheque" Briceño, a su esposa María Auxiliadora y a su hija Carmen por la amabilidad y ayuda prestada en nuestra visita a Niquitao en Septiembre 2010.

Referencias
(1) CHIOSSONE, Tulio. Diccionario Toponímico de Venezuela. Monte Ávila Editores, Caracas 1991. p. 291.
 

Germán Montero Alcalá

Revisión
16 de Octubre 2010

Ir arriba

- - - - - - - - - - - - - - - -

En las cercanías
La Columna, Monumento a la Batalla de Niquitao
 

11 22  
Monumento "La Columna" Batalla de Niquitao Vista panorámica desde el Monumento de La Columna


En la mitad del camino entre Las Mesitas y Niquitao, a unos 8 kilómetros de cualquiera de los dos pueblos, hay un curioso monumento (foto 1) dedicado a los héroes de la Batalla de Niquitao ocurrida el 2 de julio de 1813. El Monumento está dominado por una estructura blanca que comienza siendo una columna cuadrada para terminar en una especie de obelisco. Tiene una placa de mármol que dice: "Sobre este campo desplegó victoriosa sus colores la bandera nacional el 2 de julio de 1813. A los ínclitos manes del inmortal José Félix Rivas, de sus heroicos compañeros el Gobierno del Estado Trujillo ofrenda este homenaje en el primer centenario de la independencia 5 de Julio de 1911". Frente a la columna están los bustos de José Félix Ribas, Rafael Urdaneta y Vicente Campo Elías y hay otro vacío, sin busto y sin placa, ¿nunca los colocaron? o ¿se cayeron?. Es muy interesante que en la placa de José Félix Ribas, Ribas está escrito con "b" y en la placa de la columna está con "v" (ver texto en el recuadro de abajo). Al pasar por la carretera de tierra Niquitao - Las Mesitas, no es posible dejar de ver la blanca figura que forma la "columna", la cual llama al transeúnte a detenerse y llegar hasta el sitio. El monumento ha sido restaurado y actualmente (Septiembre 2010) está en buen estado. Desde allí hay una buena vista panorámica del valle del Burate, con el pueblo en lontananza (foto 2).
 
¿Ribas o Rivas?
En la escuela aprendí que el apellido del héroe de La Victoria y Niquitao era "Ribas", pero al llegar al Monumento "La Columna" cerca de Niquitao, entré en confusión ya que la placa de mármol colocada a un lado del pequeño obelisco (o "columna") como homenaje a los combatientes de la Batalla de Niquitao librada el 2 de julio de 1813, dice: "
A los ínclitos manes del inmortal José Félix Rivas"  con "v" y no "b". Pensé que yo estaba equivocado, pero al acercarme a leer la placa de bronce que está en el busto del insigne patriota veo que dice "José Félix Ribas" con "b". Al llegar a casa consulté mis libros de historia e internet y encontré que definitivamente es con "b", tal como lo muestran muchos libros serios de historia de Venezuela. El enredo se debe a que hay dos versiones del mismo apellido, una con "v" y la otra con "b". Hay cierta tendencia a usar la "v" ya que así lo tienen la mayoría de las personas con ese nombre de familia. También hay "Zavala" y "Zabala", "Bílchez", "Bilches" y "Vilchez". En la actualidad (y desde hace muchísimos años) las dos letras tienen el mismo sonido, la Real Academia en su 22a edición del Diccionario de la lengua española dice en la letra v: "Vigésima quinta letra del abecedario español, y vigésima segunda del orden latino internacional, que representa un fonema consonántico labial y sonoro, el mismo que la b en todos los países de lengua española. Su nombre es uve, ve, ve baja o ve corta.". Las negrillas se las coloqué yo.  Cuando el idioma español se desarrollaba en la península ibérica muchas veces no se distinguía entre las dos, un buen ejemplo está en este texto antiguo de una crónica del príncipe de Navarra del siglo XV "Y la vatalla dada siendo vencedores los tres poderosos reyes de Nauarra, Castilla y Aragon (y) dizen segun las coronicas lo aberiguan que murieron aquel dia mas de cient mil moros y a causa desta vatalla dende a muy poco tiempo se gano toda Andaluçia. (Tomado del libro Textos linguísticos del medioevo español, D.J. Gifford y F.W. Hodcroft, The Dolphin Book CO. LTD, Oxforf, 1966, p.167). De manera que no hay error en ninguna de las dos versiones del apellido, depende de qué parte de España vino. El de José Félix definitivamente es con B.

Como cosa curiosa, en Wikipedia en español aparece José Felix Rivas y en inglés José Félix Ribas (consulta hecha el 24.02.07). Otro dato: Rivas y Ribas vienen del latín riuus, que significa "río".

 

Ubicación
N 09º 04,770'  W 70º 25,755'

Altura
2230 msnm

Para llegar allí
Viniendo de Niquitao hay que seguir la carretera que va hacia Las Mesitas. Son 7 Km, la vía está en buen estado, hay que pasar el Viaducto. Desde Las Mesitas son 7 Km.

Fecha fotos
Foto 1: 04.09.2010
Foto 2: 04.01.2007

Revisión
10 de Octubre 2010

Ir arriba

 

- - - - - - - - - - - - - - - -

En las cercanías

Viaducto Agrícola Batalla de Niquitao

11 22  
Viaducto Vista desde arriba


Me encontré por primera vez con este puente en enero 2007 viniendo desde Jajó luego de pasar por Las Mesitas, en aquel entonces, la carretera era de tierra desde Tuñame hasta este viaducto. Me habían dicho que este era el puente más alto de Latinoamérica, pero he escuchado también que no es el primero, sino el segundo. Habrá que seguir investigando, pero lo cierto es que es bastante alto. Es curioso que aunque este dato se menciona mucho, uno de los letreros colocados en extremo este sólo dice Viaducto agrícola Batalla de Niquitao. Construcción: Mayo 1991. Ancho: 8,85 m. Longitud: 98,60 m. Temperatura: 16º C, y no se menciona la altura. Me paré en el centro del puente y tomé la vista del abismo que se ve en la foto 2, podría ser un buen lugar para los entusiastas del bungee.
El lugar es muy visitado por locales y forasteros, hay sitio donde estacionar los vehículos y un pequeño restaurante. Con un poco de ingenio e inversión el lugar podría ser un gran atractivo turístico.
Este puente une a Niquitao y Boconó con Las Mesitas y Tuñame.

Ubicación
N 09º 05,834'  W 70º 24,462'

Fecha fotos
04.09.2010

Ir arriba

 


En las cercanías

Las Pailas de Niquitao

11 22 33 44
El camino hacia Las Pailas El camino hacia Las Pailas Las primeras Pailas Las primeras Pailas
55 66    
Las segundas Pailas Las terceras Pailas    


Desde enero 2007 Niquitao está en esta lista de pueblos, pero hace un par de años un compañero de trabajo me dijo al ver la reseña ¡no colocaste nada sobre Las Pailas de Niquitao¡, no estuve tranquilo hasta que por fin en septiembre 2010 regresé a este hermoso lugar de la geografía trujillana con el principal objetivo de conocer Las Pailas.

Al llegar al pueblo, en compañía de mi amiga Lesbia Olivera, estacioné la camioneta cerca de la Plaza Bolívar y de una vez preguntamos por la vía hacia Las Pailas, una señora nos dijo es muy fácil, en esa esquina de la plaza, siguen la callecita que sube y por allí caminan una media hora, no hay pérdida, sólo hay que dejar que el camino los lleve. Eran como las 4 de la tarde, y sin pensarlo más comenzamos nuestra caminata. Los primeros 100 metros transcurrieron sin problemas hasta que se acabó la calle de cemento y comenzó el camino de tierra. La primera bifurcación, ¿hacia la izquierda o hacia la derecha?, no había nadie a quien preguntar a pesar de que habían algunas casas. Por fin alguien nos dijo que era la vía de la derecha, pasamos a un lado del cementerio y llegamos a una hermosa vereda (foto 1) con vegetación muy tupida y muchos árboles. El camino va subiendo y subiendo, en algunos claros se ven casas y caseríos en las montañas (foto 2).

Cuando voy por un camino desconocido para mi, siempre me da una extraña combinación de ansiedad por llegar salpicada por un poco de sensación de extravío (aunque ahora con mi GPS me siento más seguro), ¡pero esto es lo que hace la aventura interesante!. Un pelín de adrenalina ayuda a subir más rápido. De vez en cuando veíamos a personas que ya venía de regreso y por supuesto no dejábamos de preguntarles ¿falta poco?, la respuesta siempre era alentadora: sí, sí un poquito más adelante. Pasamos por un puentecito sobre una cascadita y más o menos a los 30 minutos de caminata efectivamente encontramos las famosas pailas. No había nadie allí, pero si vimos restos de empaques de chucherías y cosas por el estilo, es triste ver cómo aun hay personas con poco sentido conservacionista, pero felizmente el sitio todavía conserva su belleza. Tomamos muchísimas fotos, por razones de espacio sólo coloqué dos (fotos 3 y 4). Es un lugar exótico, dan ganas de zambullirse en esas frías aguas. Nos encaramamos en cuanta piedra encontramos, algunas resbalosas, para tomar los mejores ángulos y una vez tomadas las coordenadas, comenzamos el regreso.

De nuevo en el pueblo, tuvimos la muy agradable oportunidad de conocer al Sr. José "Manocheque" Briceño, muy querido en la comunidad niquiteña. En la nochecita nos acercamos hasta la casa de nuestro nuevo amigo, quien junto a su esposa e hija entramos en una muy cordial e instructiva conversación. Allí nos dimos cuenta que no habíamos llegado hasta el final. Esa misma noche conocimos a Fernando Briceño, uno de los voluntarios del Grupo de Rescate quien se ofreció muy gentilmente a acompañarnos al día siguiente a las 7 am, a ir hasta las primeras pailas.

Cuando las campanas de la iglesia sonaron a las 7 de la mañana emprendimos nuestro camino guiados por Fernando, íbamos a buen paso y a unos 20 minutos dejamos atrás las cascadas que habíamos visitado el día anterior. Seguimos subiendo por el sendero, pasamos por otro grupito de pailas y a la media hora ya habíamos llegado al grupo más alto de pailas. Al a penas comenzar a tomar las fotografías de rigor, comencé a sentirme débil, pensé que eran ideas mías, pero nada, parecía como si toda la sangre del cuerpo se me hubiera ido a los pies, no podía más tuve que acostarme en el húmedo suelo, el saber que estaba con uno de los miembros del grupo de rescate me tranquilizó un poco, pero no hizo falta nada más que estar acostado y respirar profundamente por unos 5 minutos hasta que el alma me volvió y seguí con mi tarea fotográfica y exploratoria (foto 1 de abajo). La foto 6 es la cascada del tercer grupo (viniendo de arriba hacia bajo) y la foto 5 la segunda.

El lugar vale la pena visitarlo, es muy buena actividad deportiva, ¡pero las Pailas hay que conservarlas!

Ubicación
N 09º 06,232'  W 70º 23,574'  (Las terceras pailas)

Altura
1950 msnm (Las terceras pailas)

Fecha fotos
04.09.2010

Equipo viajero
Lesbia Olivera, Germán Montero Alcalá

Agradecimientos
A Fernando Briceño que gentilmente se ofreció a guiarnos.

Germán Montero Alcalá
Octubre 2010

Ir arriba

 

Equipo de viajeros

11 22    
Germán casi desmayado Lesbia y Fernando    


Lesbia Olivera quien aparece en la foto 2 con Fernando Briceño de la Brigada de Rescate y Conservacionismo de Niquitao. Germán Montero Alcalá, casi desmayado al llegar a la última paila (foto 2). 

 

Ir arriba                                                                                                                                               www.pueblosdevenezuela.com